Cochabamba, Bolivia, Miércoles 4 de abril de 2012
Deportes
JOSé CARLOS “EL INDIO” TRIGO HABLA CON OPINIóN SOBRE LA ACTUALIDAD DE SU PASIóN Y DE SUS DOS AMORES: LA SELECCIóN NACIONAL Y EL CLUB WILSTERMANN

Un gran hombre del fútbol

Por: JOEL VERA REYES | 04/04/2012 | 00:47

Carlos Trigo junto a algunos de sus recuerdos, el pasado lunes, en su domicilio. JOEL VERA



Lúcido, actualizado y siempre estudioso del fútbol, don Carlos Trigo es contundente cuando señala que el fútbol en Bolivia no está bien porque no hay buenos dirigentes.

Por lo menos es lo primero que señala cuando se le pregunta sobre el por qué del bajón en el fútbol nacional y ante todo en el cochabambino.

“Creo que antes los dirigentes mostraban cariño, entrega, compromiso moral y económico con su club. Ahora solo utilizan su situación para ganar popularidad, dinero y hasta por política”, analiza el hombre que dirigió 6 años en diferentes procesos la Selección nacional y hasta consiguió un oro Bolivariano en Maracaibo, Venezuela.

Y es que el octogenario hombre de fútbol, doce veces campeón nacional (siempre con Wilstermann) ya sea como futbolista o como director técnico y parte de esa dorada generación de héroes que hizo realidad el sueño de conquistar América en un Sudamericano en 1963, vive masticando este deporte cada día.

Un rápido análisis sobre la Champions League europea y la Libertadores lo llevan por ejemplo a desgranar un Barcelona español solidario y multifuncional en sus piezas. “Por eso es el mejor equipo del mundo”, comenta, “porque los jugadores son libres y pese a que respetan un esquema, no son robots y no se rigen ni se limitan por los 4-4-2, 3-5-2, y todas las fórmulas esas que se recetan como si fuesen milagrosas”.

Pero tampoco puede evitar trasladar el ejemplo a nuestro medio. “Ese Wilstermann de la primera época dorada funcionaba así, siempre había alguien libre y hasta el defensa atacaba, o el delantero terminaba defendiendo. Pero ante todo comprometido y solidario. Se hacían hasta 30 toques antes de llegar al gol”, recuerda. “El fútbol no es ajedrez. La iniciativa y el carácter del jugador son claves y no se lo debe mecanizar. Hay que incentivarle a que sea solidario”, recomienda.

“Con Ausberto García, Renán López, Alfredo Soria, César Sánchez, Máximo Alcócer, José Rocabado, Óscar Claure, Wilfredo Villarroel y yo hicimos un equipo que jugaba de memoria y que era solidario. Al final todos se comprometían en todas las líneas del equipo, pese a que teníamos nuestras funciones específicas”, explica.

Pero don Carlos va más allá y aunque reconoce que le duele, indica que no augura un buen futuro ni para la Selección, ni para Wilstermann. Sin embargo, sueña con la misma pasión de hace medio siglo. “Ojalá que podamos clasificar al Mundial”, dice sobre la “verde”; y sobre su otro amor, Wilstermann dice que, “ahora hay que esperar un milagro, es una vergüenza que no hayamos ascendido corriendo”, sentencia.

En lo que respecta a Cochabamba Trigo coincide con la opinión pública y los medios cuando señalan que no hay ni presente ni futuro próximo con figuras de talla nacional y menos aún con una proyección internacional.

En esta lógica reafirma su teoría relacionada con la crisis dirigencial que según él, ataca al país pero especialmente a esta región.

“Cochabamba siempre ha tenido materia prima. Culturalmente el fútbol es parte de esta región. Pero ya no se está produciendo jugadores primero porque no hay escuelas; y segundo porque no hay dirigentes que impulsen esas iniciativas. Es una pena pero creo que desde que murió don Enrique Happ ya nadie ha seguido sus huellas y no hay un dirigente de esa talla”, asegura.

Finalmente el economista jubilado se despide con una frase que hace al fútbol: “un domingo sin fútbol no es domingo”, dice y nos deja.

“Nunca le negué nada a Wilster  por amor”

El múltiple campeón dirigiendo y jugando en Wilstermann recuerda con nostalgia y hasta con buen humor el que su equipo lo haya postergado en varias ocasiones, y que él siempre haya vuelto cada vez que lo llamaron.

“Salimos campeones nacionales y para jugar la Copa Libertadores contrataban un técnico extranjero. Luego el equipo lo hacía mal, goleadas y todo, en la Copa y otra vez me llamaba. Volví, y volvimos a campeonar. Ocurrió más de una vez. Pero nunca negué mi retorno, por amor al equipo”, recuerda.

Microciclos no sirven para nada dice Trigo

El extécnico de la Selección nacional considera que los microciclos que convoca el actual DT de la “verde” Gustavo Quinteros son una pérdida de tiempo y que los clubes deben sacrificarse para darle más tiempo a la Selección.

“Tres días no son nada, menos aún cuando siempre es gente distinta. Los clubes deberían estar obligados a parar por 15 días, varias veces al año como parte de su responsabilidad y compromiso con el país. No son muchos los que llegan del exterior”, recomienda.

Duele ver al equipo tan abajo y con problemas



“Siendo amateur nos metimos directo a jugar con los más grandes del país en La Paz y fuimos campeones y dominamos; ahora siendo profesionales no podemos con los amateurs”, cuestiona Carlos Trigo exjugador y técnico “aviador”, sobre la actual situación de Wilstermann y su futuro incierto en el Nacional B, y sus dificultades para volver a la Liga.

“Los domingos sin fútbol no son buenos para nadie. Es una pena que no hayan armado un mejor equipo”, se lamenta.


Tags:




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2018 Opinión. Todos los derechos reservados.