Cochabamba, Bolivia, Miércoles 7 de marzo de 2012
El País

Dos industrias estatales en el Chapare están paradas

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 67.051282051282
Compartir
Por: MELISSA REVOLLO//TEXTOS RUBÉN RODRÍGUEZ//FOTOS | 07/03/2012 | Ed. Imp.

Vista interior de la planta industrializadora de coca, Ebococa, el 2 de marzo de 2012. El lugar de acopio está vacío y no produce ninguno de los 8 derivados anunciados en la inauguración del equipamiento. Arriba, una vista general de la cerrada empresa estatal de Papel, el 1 de marzo. RUBÉN RODRÍGUEZ



Estatales como la Empresa Boliviana de Coca (Ebococa) y la empresa Papeles de Bolivia (Papelbol) se quedaron con anuncios de industrialización, la primera sólo hace pruebas y la segunda está paralizada. Ambas están en el municipio de Villa Tunari en el trópico de Cochabamba.

Según la Fundación Milenio, en Ebococa la inversión es de más de Bs 11.2 millones y; en Papelbol el Estado invirtió Bs 162,4 millones.

Aunque no todo es negativo en las empresas que emprendió el gobierno de Evo Morales, con recursos de los bolivianos, existen empresas estatales que parecen haber conseguido posesionarse como tal con producción que se exporta y que tiene mercados internos. Mañana este medio dará a conocer la situación de la empresa Lácteos de Bolivia (Lacteosbol) en su línea de jugos cítricos y la Unión de Asociaciones de Palmiteros (Unapal).

El principal objetivo de la industrialización para los productores es la despenalización de la coca.

COCA Antes de partir al trópico, fuimos advertidos sobre la elaboración y la existencia de los productos derivados de la coca en ocho líneas diferentes. Una vez en Villa Tunari salimos en busca de lo que parecía ser novedoso y llamativo. “¿Tiene licor de coca?”, preguntamos en una licorería en Villa Tunari.

- No, sólo hay aguardiente de coca- responden y ofertan un producto envasado en La Paz. En otra tienda nos dicen que tal vez haya (licor de coca) en la plaza principal, pero tampoco encontramos ni ése ni otros productos de Ebococa. Otros nos envían a preguntar en la avenida, en el mercado, pero no existen los productos en ningún lado y al insistir, la gente explica que quizá la venta es directa en la empresa. Llegamos a la empresa y las puertas están cerradas. Es el 1 de marzo.

En la carretera nueva Cochabamba - Santa Cruz, por el kilómetro 149, zona de Padresama parte del Sindicato Agrario Yungas de Chapare-, se encuentran las instalaciones de la Planta Industrializadora de la Hoja de Coca de la Empresa Boliviana Comunitaria de la Coca (Ebococa). La infraestructura es parecida a la de un coliseo, tiene como presentación una publicidad de “Inqhay” que hace alusión al licor de coca. Y al fondo está la planta.

Logramos, en dos días, que nos abran las puertas con colaboración de personeros de la Alcaldía de Villa Tunari y el nuevo dirigente de la Federación de Productores de Coca Yungas, Eliseo Zeballos. Aguardamos la autorización de los encargados de la empresa Ecovida que están a cargo de Ebococa, en comodato.

El encargado de las llaves, que es de la zona, abre. Al ingresar se observa una mesa con sillas y algunos papeles, todo alrededor está vacío. En la sala donde están las máquinas, van instaladas las ocho líneas para la elaboración de productos como: refrescos, licores, ungüentos, líneas de caramelos, té y mates, harina, pellets (para chizitos) y la panadería.

Pero nada está funcionando. La maquinaria sólo está puesta y en la visita el dirigente de los productores confirma que hay equipos chinos que han sido arreglados y algunos sustituidos porque “no funcionaban bien”. Según explican, la planta estaba procesando hasta antes de Carnaval cuando “se lució” el licor de coca al que también hizo referencia el presidente Evo Morales en días pasados, al iniciar su programa radial.

Los ambientes también tienen una sala de acopio, donde no hay ni una hoja de coca. Cuentan con un laboratorio, reactivos y material necesario para verificar que la coca que se lleva para la elaboración de los derivados sea orgánica y que no ha sido cultivada con fertilizantes, ésa es una exigencia.

Zeballos explica que en su Federación existe al menos 150 afiliados que se dedican al cultivo de coca ecológica orgánica, es decir, que se cultiva sin químicos ni pesticidas sino con un cuidado manual. Pero fuentes cercanas a la Alcaldía de Villa Tunari también han reconocido que mientras la planta no funciona muchos cocaleros interesados en producir y vender coca orgánica a la planta, retornaron al cultivo convencional porque no encuentran mercado para la coca orgánica, porque es más cara. Los dirigentes reconocen que es necesario incentivar el cultivo ecológico.

SIN LUZ En las empresas estatales no existen generadores propios de electricidad y al ser el trópico una zona que registra cortes de energía, existe cierto grado de afectación en la producción. Pero en Ebococa no es sólo ése el problema sino que se quedaron sin energía por falta de pago. La instalación de equipos y maquinaria demandó una inversión de unos $us 11,2 millones. Estos recursos fueron financiados por la Unidad de Proyectos Especiales del programa Evo Cumple, aquellas veces con dinero venezolano. Zeballos explicó que al estar a cargo, en comodato, Ecovida deberá dar explicaciones de la situación de la planta.

Marcha la auditoría en estatal Papelbol

La empresa Papeles de Bolivia (Papelbol) está en la zona de El Castillo, ingreso a Isinuta, en Villa Tunari. Fue instalada en abril de 2008 (según D.S. 29522) La infraestructura se observa al pasar por la vía; hay un guardia en la puerta a cargo del control, pero la empresa no funciona, está paralizada mientras avanzan en una auditoría desde hace aproximadamente siete meses, según lo confirma el asambleísta departamental del trópico, Édgar Tórrez.

“Ojalá tengamos pronto los resultados. Ojalá que hasta fin de año estemos inaugurando la planta”, dice Tórrez agregando que de no ser por la auditoría, Papelbol se habría concluido en agosto de 2011. Tórrez manifestó que se advirtieron irregularidades.

Pero las irregularidades no son el único problema, los pobladores de la zona expresaron anteriormente su oposición a la construcción de la fábrica en la zona considerándola una amenaza de contaminación. Tórrez reconoce que cuando él era dirigente también se oponía.

“Esta planta va a necesitar de mucho consumo de agua, por eso se ha instalado a la orilla del río... Se ha ido explicando que va a haber tanques de agua que van a reciclar”, dice Tórrez convencido de que no habrá contaminación y agregando que los tanques, que serán como plantas de tratamiento de aguas, servirán incluso para la crianza de peces.

Según los datos que ofrece el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, la empresa pública está proyectada para producir tres variedades de papel (de impresión y escritura, papel kraft y papel periódico) con posibilidades de cubrir el 70 por ciento de la demanda nacional de papel. “El nivel de producción será inicialmente de 3.600 toneladas generando 160 puestos de trabajo directos y 5.000 indirectos”, indican los datos.

Planta de coca sigue en sueños y busca mercados

El dirigente de la Federación Yungas, Eliseo Zeballos, a nombre de los productores cocaleros expresa que su sueño es la industrialización.

“Lo vemos esto como un sueño, queremos sacar los derivados de la hoja de coca”, expresa Zeballos asegurando que lo que quieren es la industrialización y no sólo una empresa casera.

“Lo que nos falta ahora es ver cómo lanzarnos a los mercados internos e internacionales”, sostiene el dirigente cocalero aclarando siempre que de lo que se trata es también de luchar por la despenalización de la hoja de coca.

“Vamos a exigir a la empresa que empiece a funcionar y una vez que esté en funcionamiento planificaremos la inauguración”, asegura el nuevo dirigente reconociendo que lo que se ha hecho hasta ahora son “pruebas y pruebas” con la elaboración de productos de las ocho líneas.

El representante también explica que hubo equipamiento que fue rechazado porque era muy pequeño o no funcionaba bien. En la planta existe dos secadoras de coca que recién van a instalarse.

“Nuestra tarea es garantizar la industrialización con la materia prima que es la hoja de coca, pero también que sea la hoja de coca orgánica y no utilice químicos, ésa es la idea, la esperanza”, agrega Zeballos insistiendo en que exigirán a la empresa Ecovida que se active la producción sin recesos en la Planta, con profesionales del área industrial.

Zeballos dice que la planta tiene infraestructura desde hace más de dos años y que la maquinaria se ha instalado hace más de seis meses. Hubo inauguración de infraestructura, otra del equipamiento y aguardan hacer una “inauguración formal” porque aunque ya existe autorización del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) por ahora sólo produce pruebas. Representantes cocaleros tuvieron reuniones recientes con el asesor de Ecovida y después del 12 de marzo se organizarán para conocer en detalle el manejo de la procesadora de coca.

El Gobierno va en desmedro de emprendedores nacionales

Como oposición respaldamos el acullico, respaldamos esa hoja de coca que va a la industrialización, a generar medicina, a generar algo bueno en beneficio de todos los bolivianos. Lo que no respaldamos es la coca que va para el narcotráfico, que va para hacer droga que vaya a envenenar a los niños y jóvenes.

Éste es un Gobierno de tinte socialista, de tinte estatista que quiere controlar los modos y los medios de producción obviamente en desmedro de la inversión privada, de la iniciativa de los emprendedores nacionales.

Pero como todo Bolivia sabe, más de 14 empresas que han sido fundadas por el Gobierno, en nuestro criterio y respaldado en informes que hemos pedido, ninguna a la fecha funciona (...)

El resultado, ¿dónde está? Qué nos muestren un paquete de leche, un paquete de jugos, un cartón para exportar, un papel para que nuestros niños lo usen...

Ése es el falso proceso de cambio que el presidente Evo Morales impulsa, un falso proceso porque no tienen capacidad de hacer gestión ni de administrar la cosa pública, se sigue empobreciendo al pueblo y en nuestro criterio nos parece algo inaudito que el Gobierno persiste en seguir abriendo empresas políticas que a la fecha no rinden fruto.

Es política del Gobierno tratar de quedar bien con el sector duro de respaldo que él tiene, que son los cocaleros del trópico cochabambino (...)

En países como Colombia, como Perú que producen mucha más coca que nosotros, no existen industrias nacionales que procesen este producto cuando acá en Bolivia no existe una verdadera lucha o un enfrentamiento para la coca excedentaria. Seguramente hay un fin bueno, un fin de querer demostrar que la hoja de coca tiene buenos beneficios.


Tags:







Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.