Cochabamba, Bolivia, Martes 6 de marzo de 2012
El País

El Gobierno admite que el país atraviesa crisis por la inseguridad

REDACCIÓN/AGENCIAS elpais@opinion.com.bo | 06/03/2012 | Ed. Imp.

Campesinos e indígenas de Jesús de Machaca frente al Ministerio de Justicia exigieron la pena de muerte para

asesinos y violadores APG



El ministro de Gobierno, Carlos Romero, reconoció que El Alto vive "un momento crítico" y que la seguridad ciudadana es una tarea pendiente". Empero pidió a la población no recurrir a "acciones que igualmente configuran delitos", en alusión a lo que se denomina "justicia indígena" o "comunitaria", que lleva a casi cotidianos linchamientos de supuestos delincuentes.

El Gobierno rechazó ayer instituir la pena de muerte para asesinos y violadores, en respuesta a una ola de protestas populares que exige la aplicación de la pena de muerte.

El Ministro de Gobierno expresó en rueda de prensa en La Paz su preocupación por esas peticiones que, según dijo, muestran "sentimientos de impotencia, ´vendetta´ y desesperación" ante la violencia con que actúan los delincuentes, pero rechazó aplicar la pena máxima.

"No es la ley del Talión, el ´ojo por ojo´, (lo) que va a resolver este tema; no es que debemos responder a la violencia con violencia vecinal; tenemos que responderla con las instituciones y las normas que organizan a un Estado", señaló el ministro.

"La gente empezó a organizarse y movilizarse por seguridad ciudadana, pero debemos canalizar ese movimiento a través de un plan que permita trabajar adecuadamente en la captura de los delincuentes, en su eliminación, perno no hacer justicia por propia mano", dijo.

Romero señaló que "la violencia genera violencia", pero admitió que la población de repente perdió la paciencia, la confianza en la institucionalidad y normativa para que por sí sola responda a la problemática de la inseguridad ciudadana.

PROTESTA Centenares de campesinos e indígenas, más precisamente de Jesús de Machaca, llegaron ayer hasta las puertas del Ministerio de Justicia, en La Paz, para exigir la pena de muerte para los asesinos y violadores, como lo hicieron el viernes los vecinos de la ciudad aledaña de El Alto.

La protesta paralizó el centro de la ciudad exigiendo la pena de muerte para los delincuentes y justicia para los dos periodistas asesinados recientemente en El Alto, que eran oriundos de esta provincia.

“Nosotros estamos viniendo de Jesús de Machaca para pedir por los hermanos que han muerto de nuestra región y exigimos para los cogoteros, para los asesinos y para los violadores, que se modifique ley penal y que se les dé pena de muerte”, dijo uno de los comunarios.

Vecinos de El Alto quemaron vivo el fin de semana a un hombre acusado de robar en una casa y hubo otros tres intentos de linchamiento de supuestos ladrones, en todos los casos sin proceso legal alguno y en nombre de la "justicia comunitaria" que el presidente Evo Morales consagró en la Constitución de 2009.

Las peticiones de pena máxima crecieron tras el estrangulamiento de los periodistas Verónica Peñasco, de 36 años, y su hermano Víctor Hugo, de 32, muertos hace dos semanas cuando iban a su trabajo en El Alto, ciudad de casi un millón de habitantes y una de las más pobres e inseguras de Bolivia.

La Policía sospecha que los hermanos Peñasco fueron asesinados por una banda de asaltantes llamados en Bolivia "cogoteros", que usan falsos vehículos de transporte público.

En febrero fue detenida en El Alto parte de una banda acusada de haber estrangulado así a 69 personas entre 2011 y principios de 2012, fingiendo ser taxistas o pasajeros.

Policía de El Alto recibe equipos

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, entregó ayer equipos y vehículos a la Policía de El Alto para combatir la delincuencia.

Romero calificó de un momento crítico el que vive la urbe alteña por la ola delictiva y recordó que para revertir ese hecho se suscribió un pacto para implementar un plan de emergencia y acciones contra el crimen organizado y prevención del delito.

Sin embargo, dijo que confían en la capacidad operativa y movilizadora del pueblo de El Alto y pidió también confianza en la Policía y las autoridades.

La entrega del lote de equipos y vehículos que fortalecerán a la Policía tecnológicamente, es un esfuerzo de los viceministerios de Seguridad Ciudadana y de Régimen Interior y Policía, remarcó.

"Potenciaremos a la Policía e instituciones de El Alto para erradicar a los delincuentes, erradicar en sentido figurado, para eliminar el crimen y para garantizar condiciones de convivencia pacífica y armónica para los vecinos, es lo menos que podemos hacer por un pueblo tan comprometido con los intereses de la Patria y los intereses nacionales", subrayó.

Entregó 10 vehículos, 6 cámaras web, 6 impresoras, 6 computadoras, 20 radares de velocidad, 10 relojes marcadores electrónicos, 40 laptops, 40 DVRS, 40 impresoras multifuncionales, 20 cámaras de vigilancia, 180 handys, 1 radio móvil, 40 antenas, 6 escritorios, 500 chalecos, 500 poleras, 500 jockey, catreras, colchones y frazadas.


Tags:




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.