Cochabamba, Bolivia, Martes 12 de abril de 2011
Editorial

La propuesta de cerrar y crear otra Caja de Salud

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
12/04/2011 | Ed. Imp.
Objetivos.

Cerrar la Caja no es tarea sencilla y para reemplazarla por otra, se debe conocer de qué modo se evitaría reproducir los problemas actuales y bajo qué moldes conceptuales.

.El presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales, ha hecho referencia a dos grandes males que aquejan a las instituciones públicas como son el nepotismo y el cuoteo. Esta alusión la formuló a tiempo de efectuar críticas al funcionamiento de la Caja Nacional de Salud (CNS).

El Presidente ha propuesto a los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) cerrar esta entidad de salud y crear otra institución en su lugar para que beneficie de “verdad” a los aportantes a este seguro social.

La situación de la Caja de Salud y su eficiencia en la atención de sus miles de asegurados ha sido objeto de una serie de observaciones que tienen relación principalmente con dos aspectos que hacen al rol que debe cumplir. El primero la atención a los asegurados y el segundo el manejo administrativo.

En cuanto al primero es evidente que existen problemas que son de larga data como por ejemplo la falta oportuna de atención médica, de entrega de medicamentos, aunque una mayoría de los asegurados que han recibido atención médica, si bien se quejan de estos problemas, tampoco dejan de encomiar la profesionalidad de la planta de médicos.

La Caja en realidad es una institución que se encuentra atrapada por las propias limitaciones que tiene el país en su generalidad. Esta institución ha servido desde su creación a miles de personas y mucha gente se pregunta qué ocurriría con la salud de un enorme segmento de los bolivianos si no tendrían a la Caja.

La limitaciones de esta entidad que tienen que ver con aspectos médicos y administrativos, parten de limitaciones y de métodos administrativos que no son los mejores, pero tampoco se puede desconocer que los problemas económicos de la institución devienen porque el propio Estado le adeuda sumas importantes de dinero que no han sido pagadas oportunamente y por el contrario, una mora que se arrastra desde hace años afecta al desempeño de la institución.

Pero hay que preguntarse si los problemas económicos aún siendo superados podrían determinar mejores niveles de eficiencia institucional y de prestación de servicios a los asegurados y beneficiarios. Es posible que sí, aunque un problema central desde hace muchos años, como en muchas instituciones públicas, es precisamente lo que ha puntualizado el presidente Morales, es decir el nepotismo, o sea la formación de círculos donde se han formado grupos de personas que por vínculos familiares o sindicales han ocupado determinados espacios de la entidad del seguro. El nepotismo es una tara en la administración pública que no deja espacio a la adopción de políticas institucionales y administrativas que garanticen la eficiencia en la gestión.

En el supuesto caso de que la Caja sea refundada o reorganizada para crear otra institución, también habría que conocer cuáles serían los objetivos conceptuales y los métodos a emplearse para garantizar que los problemas que enfrenta la actual entidad no se repitan, por ejemplo, con la reproducción del nepotismo y del cuoteo político partidario.

Una de las empresas más complejas es la creación, organización y desarrollo de un seguro nacional de las características que actualmente tiene la Caja Nacional de Salud, que como todos saben, en Bolivia tiene características especiales porque funciona con el dinero o aporte de los trabajadores.



Más noticias





Copyright © 2003-2014 Opinión. Todos los derechos reservados.